eseucanlenfrgldeitkopt

  • Camino Francés

    Camino Francés

    PUENTE LA REINA. Puente romano sobre el río Arga
  • Camino Francés

    Camino Francés

    LOGROÑO. Puente de Piedra sobre el río Ebro
  • Camino Frances

    Camino Frances

    SANTO DOMINGO DE LA CALZADA. Bóveda de crucero de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    BURGOS. Rosetón de estilo cisterciense de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    FRÓMISTA. Iglesia de San Martín de Tours
  • Camino Francés

    Camino Francés

    SAHAGÚN DE CAMPOS. Iglesia de San Lorenzo
  • Camino Francés

    Camino Francés

    LEÓN. Fachada occidental de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    HOSPITAL DE ÓRBIGO. Puente del Paso Honroso
  • Camino Francés

    Camino Francés

    O CEBREIRO. Palloza, construcción típica gallega
  • Camino Francés

    Camino Francés

    PORTOMARÍN. Vista panorámica de la villa
  • Camino Francés

    Camino Francés

    Furelos. Puente medieval
  • Camino Francés

    Camino Francés

    SANTIAGO DE COMPOSTELA. Pórtico de la Gloria de la Catedral

Ayuntamiento de Carrión de los Condes

Ayuntamiento de Carrión de los Condes

0.0/5 Rating (0 votos)

Los orígenes más antiguos de la ciudad de Carrión se remontan a la época celtíbera, según distintos hallazgos arqueológicos. Durante la dominación romana, esta población se llamó Lacóbriga. Después, Carrión vivió sin pena ni gloria las monarquías visigodas y la invasión árabe. Fue a partir de su reconquista, en tiempos de Alfonso II el Casto (791-842), cuando empieza a cobrar importancia dentro del reino de León primero y de Castilla después. En estos siglos, con el nombre de Santa María de Carrión, fue cabeza de un condado del reino leonés, al frente del cual estaba la familia de los Beni-Gómez. En esta familia destacó García Gómez, quien se llegó a enfrentar con Almanzor cuando rompió los pactos que mantenían, lo que provocó que el mismo Almanzor viajara hasta Carrión para poner orden. Su descendiente Gómez Díaz y su esposa Teresa introdujeron en 1077 la orden benedictina en el ya edificado monasterio de San Zoilo y construyeron el puente y un hospital de peregrinos al lado de aquél. Sin embargo, no son ellos los condes que dan nombre a la ciudad, ni tampoco los supuestos infantes que aparecen en el Poema de Mío Cid.