eseucanlenfrgldeitkopt

  • Camino Francés

    Camino Francés

    PUENTE LA REINA. Puente romano sobre el río Arga
  • Camino Francés

    Camino Francés

    LOGROÑO. Puente de Piedra sobre el río Ebro
  • Camino Frances

    Camino Frances

    SANTO DOMINGO DE LA CALZADA. Bóveda de crucero de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    BURGOS. Rosetón de estilo cisterciense de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    FRÓMISTA. Iglesia de San Martín de Tours
  • Camino Francés

    Camino Francés

    SAHAGÚN DE CAMPOS. Iglesia de San Lorenzo
  • Camino Francés

    Camino Francés

    LEÓN. Fachada occidental de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    HOSPITAL DE ÓRBIGO. Puente del Paso Honroso
  • Camino Francés

    Camino Francés

    O CEBREIRO. Palloza, construcción típica gallega
  • Camino Francés

    Camino Francés

    PORTOMARÍN. Vista panorámica de la villa
  • Camino Francés

    Camino Francés

    Furelos. Puente medieval
  • Camino Francés

    Camino Francés

    SANTIAGO DE COMPOSTELA. Pórtico de la Gloria de la Catedral

Ermita de San Marcos

Ermita de San Marcos

4.0/5 Rating (2 votos)

Es una capilla muy pequeña con planta rectangular que está situada en la entrada de Compostela por el camino francés, en el inicio del Monte do Gozo. Esta capilla posee la particularidad de que su puerta está orientada al este y no hacia el poniente como la mayoría de los templos de la cristiandad. Esta diferencia tiene un motivo que nos explica la leyenda. Pasado el riachuelo de Lavacolla, había que subir la cuesta de A Rexidoira. Subía como peregrino San Marcos, que venía a visitar al Apóstol Santiago. Casi a la mitad de la cuesta, le alcanza otro peregrino más joven, que trae un varal con sandalias muy gastadas. Muy hablador y, en apariencia, buen conocedor del Camino, San Marcos le preguntó: -"Ya que sabes tanto del camino y de los hospedajes, dime cuánto falta para llegar a Santiago".
-"Oh, mucho, contestó el muchacho. Yo vengo de Alemania y falta otro tanto. ¿Ves cuántas sandalias? Pues otras tantas tendré que gastar, ya que Santiago está al final de la Tierra, en el extremo del mundo".
San Marcos, que estaba ya cansado se descorazonó, hizo una capilla, le puso la puerta al naciente y ya no anduvo la legua que le hubiera llevado a la Basílica de Santiago. En aquel tiempo se designaba rey de la peregrinación al primero del grupo que desde el Monte del Gozo divisaba Santiago.

Compártelo en las redes sociales