eseucanlenfrgldeitkopt

  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    SAN SEBASTIÁN. Vista panorámica de la playa de la Concha
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    BILBAO. Puente sobre la ría de Nervión frente al Museo Guggenheim
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    PORTUGALETE. Vista panorámica del puente colgante
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    SANTANDER. Palacio de la Magdalena
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    SANTILLANA DEL MAR. Ayuntamiento en la Plaza Mayor
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    SAN VICENTE DE LA BARQUERA. Puente de la Maza sobre la ría
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    RIBADESELLA. Vista panorámica del puerto
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    GIJÓN. Iglesia de San Pedro al final de la Playa de San Lorenzo
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    LUARCA. Vista panorámica del puerto
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    RIBADEO. Puente de los Santos sobre la ría de Ribadeo
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    Mondoñedo. Rosetón de la catedral
  • Camino del Norte

    Camino del Norte

    SOBRADO DOS MONXES. Claustro del monasterio

Monasterio Cisterciense de Santa María de Valdedios

Monasterio Cisterciense de Santa María de Valdedios

0.0/5 Rating (0 votos)

El Monasterio cisterciense de Santa María de Valdediós inició su construcción en el año 1218. Su iglesia es de planta basilical con tres naves separadas por arquerías apoyadas sobre pilares cruciformes. La portada principal está formada por tres arquivoltas y cualtro columnas de cada lado, cuyos capiteles están profusamente decorados con follaje a través del cual asoman cabezas. El claustro está sustentado por tres pisos de columnas toscanas, siendo el primero de arcos de medio punto, el segundo de carpaneles y el tercero adintelado. En el interior del templo pueden verse interesantes retablos barrocos así como -en el crucero- estatuas de los reyes Fernando III, Alfonso IX y las de Diego Velázquez -fundador de la Orden de Calatrava- y San Raimundo de Fitero. Los cantos gregorianos a la hora de los cultos -no demasiado concurridos habitualmente- son un auténtico remanso de paz para el espíritu.