eseucanlenfrgldeitkopt

  • Camino Francés

    Camino Francés

    PUENTE LA REINA. Puente romano sobre el río Arga
  • Camino Francés

    Camino Francés

    LOGROÑO. Puente de Piedra sobre el río Ebro
  • Camino Frances

    Camino Frances

    SANTO DOMINGO DE LA CALZADA. Bóveda de crucero de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    BURGOS. Rosetón de estilo cisterciense de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    FRÓMISTA. Iglesia de San Martín de Tours
  • Camino Francés

    Camino Francés

    SAHAGÚN DE CAMPOS. Iglesia de San Lorenzo
  • Camino Francés

    Camino Francés

    LEÓN. Fachada occidental de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    HOSPITAL DE ÓRBIGO. Puente del Paso Honroso
  • Camino Francés

    Camino Francés

    O CEBREIRO. Palloza, construcción típica gallega
  • Camino Francés

    Camino Francés

    PORTOMARÍN. Vista panorámica de la villa
  • Camino Francés

    Camino Francés

    Furelos. Puente medieval
  • Camino Francés

    Camino Francés

    SANTIAGO DE COMPOSTELA. Pórtico de la Gloria de la Catedral

Albergue de peregrinos Monte Irago

Albergue de peregrinos Monte Irago

0.0/5 Rating (0 votos)

Una vez pasado Foncebadón se llega a la cumbre del Irago, de unos 1.500 metros de altitud, donde encontramos la llamada Cruz de Ferro. Sobre un montículo de piedras que los peregrinos van aquí depositando, se alza un tronco de roble de aproximadamente 5 metros de altura, rematado por una sencilla cruz de hierro de la que toma su nombre el monumento.El origen y significado de esta singular estructura se encuentra, según algunos estudiosos, en el periodo de ocupación romana (en los hitos o mojones que marcaban la separación de dos circunscripciones territoriales). Para otros, sin embargo, se trata de un milladoiro, un amontonamiento de guijarros que desde época ancestral formaban los caminantes en determinados lugares para invocar a las divinidades protectoras de los caminos. Cristianizada esta tradición, los peregrinos creían que el día del Juicio Final, «cuando las piedras hablen», éstas testificarán que el romero había cumplido en vida su peregrinación; en caso de no haber arrojado la piedra, aquélla no tendría validez.

Compártelo en las redes sociales