eseucanlenfrgldeitkopt

  • Camino Francés

    Camino Francés

    PUENTE LA REINA. Puente romano sobre el río Arga
  • Camino Francés

    Camino Francés

    LOGROÑO. Puente de Piedra sobre el río Ebro
  • Camino Frances

    Camino Frances

    SANTO DOMINGO DE LA CALZADA. Bóveda de crucero de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    BURGOS. Rosetón de estilo cisterciense de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    FRÓMISTA. Iglesia de San Martín de Tours
  • Camino Francés

    Camino Francés

    SAHAGÚN DE CAMPOS. Iglesia de San Lorenzo
  • Camino Francés

    Camino Francés

    LEÓN. Fachada occidental de la Catedral
  • Camino Francés

    Camino Francés

    HOSPITAL DE ÓRBIGO. Puente del Paso Honroso
  • Camino Francés

    Camino Francés

    O CEBREIRO. Palloza, construcción típica gallega
  • Camino Francés

    Camino Francés

    PORTOMARÍN. Vista panorámica de la villa
  • Camino Francés

    Camino Francés

    Furelos. Puente medieval
  • Camino Francés

    Camino Francés

    SANTIAGO DE COMPOSTELA. Pórtico de la Gloria de la Catedral

Real Monasterio de San Zoilo

Real Monasterio de San Zoilo

0.0/5 Rating (0 votos)

Monasterio cuya primera comunidad, posiblemente mozárabe, bajo la advocación de San Juan, fue sustituida por bendictina desde el 1077. La congregación reunió un amplio patrimonio, y acogió la cámara recaudatoria de las parias musulmanas destinadas a enviarse a Cluny. Del siglo XI es la fachada occidental románica de la iglesia, de columnas de mármol y capiteles influidos por el estilo de San Martín de Frómista. Otra fachada, la del lado Norte, es barroca y atribuida a Felipe Berrojo. A los pies del templo se encuentran los sepulcros de los Gómez, muestra ejemplar de la labor de un talller escultórico asentado en Carrión que tuvo como máximo exponente a Antón Pérez. La cabecera se adorna con el meritorio retablo barroco de Santa María de Baquerín en el que trabajaron Tomás Sierra y Antoni Ribera. El impresionate claustro plateresco del monasterio fue diseñado por Juan de Badajoz y comenzado a esculpir en 1537, participando en la obra Miguel de Espinosa y Antonio de Morante.